Técnicas de fondeo para tu embarcación

Técnicas de fondeo para tu embarcación

Fondear en sinónimo de anclar. La acción de fondear como tal no es más que fijar una embarcación al fondo marino después de pararse, con la ayuda de accesorios como un ancla, una cadena de cabo y un grillete del ancla.

En este punto es importante saber que, para poder realizar el fondeo de forma segura y correcta, hay que tener controlados los factores meteorológicos de la zona en la que hayamos decidido parar nuestra embarcación.

¿Cómo fondear correctamente?

Lo primero que debemos tener en cuenta antes de hacer nada más es saber elegir el lugar de fondeo. Debe ser un lugar tranquilo y resguardado, allá donde no haya rachas de viento y/o oleaje.

Una vez estamos en el espacio adecuado, hay que tener en cuenta lo que se denomina tenedero, es decir, la zona según el tipo de fondo en el que nos encontramos. De esta forma, sabremos el nivel de dificultad para anclar nuestra embarcación, ya sea un fondo de arena, lodo, algas e incluso piedras.

En este punto es importante recalcar que debemos evitar fondear en zonas en las que pensemos o tengamos conocimiento que hay posidonia para no poner en peligro su vida.

Aunque hayamos parado nuestra embarcación, es importante vigilar el fondeo y nuestra situación cada cierto tiempo así como hacer un seguimiento de las mareas. Una opción para esto es activar una alarma en la sonda para que, si hay una disminución o movimiento de posición, nos avise del cambio.

Longitud de la cadena

Uno de los factores más importantes antes de anclar la embarcación es saber cuánto pesa y cuánta longitud de cadena es necesaria dejar.

Aunque depende del tipo de embarcación, según los expertos, la medida ideal debe ser el triple que la del fondo marcado por la sonda, pero si hay viento, se debe dejar al menos una distancia cinco veces mayor.

¿Es importante saber fondear?

Uno de los motivos principales por los que hay que saber fondear una embarcación es para garantizar la máxima seguridad de todos los navegantes. De esta forma, si se siguen las recomendaciones descritas anteriormente, evitaremos que la embarcación pueda estrellarse contra la costa e incluso contra otros barcos.

Asimismo, se pueden incluir otros accesorios que sirvan de ayuda al fondeo, como un molinete que, a pesar de no ser imprescindible, ayuda a levantar la cadena y facilitar el trabajo al responsable.

Para los más “inseguros”, siempre se puede bajar hasta el fondo con gafas de buceo u otros accesorios para comprobar el estado del fondeo, aunque no es estrictamente necesario.