¿Cómo dormir a bordo de una embarcación? | Náutica y Deportes Tenerife
¿Cómo dormir a bordo de una embarcación?

¿Cómo dormir a bordo de una embarcación?

Llega el verano, los meses de calor y con ellos el incremento de horas que pasamos en alta mar disfrutando de nuestra embarcación. En esta época del año en la que la meteorología acompaña y tenemos más tiempo libre, podemos salir a navegar sin límite y que llegue la noche casi sin darnos cuenta.

Este es el momento en el que debemos tenerlo todo preparado para pasar la noche a bordo, sin que nos falte lo imprescindible para pasar una noche en condiciones.

Amarrados o fondeados

Sea cual sea la opción elegida, hay que tener en cuenta una serie de recomendaciones genéricas para dormir correctamente o al menos más cómodos:

  • Busca la estabilidad: es importante elegir la zona de la embarcación más cómoda para el descanso (suele ser la proa al estar más lejos de los ruidos del motor).
  • Controla los mareos a bordo: hazte con estabilizadores anti-balanceo, ideales para evitar el movimiento continuo de la embarcación.
  • Controla la iluminación: hacer uso de un antifaz o poner cortinas que limiten la entrada de luz al camarote garantizará un mayor descanso.
  • Disminuye la humedad: es importante mantener la embarcación seca en la medida de lo posible y paliar los efectos de la molesta humedad.
  • Evita los ruidos: llevar tapones para los oídos ya que el motor, el viento e incluso las olas pueden hacer ruido y llegar a alterar el sueño.
  • Equípate correctamente: ten a mano ropa de abrigo, pues por la noche y al amanecer las temperaturas bajan de forma considerable.
  • Comprueba la seguridad: confirma que todos los elementos de seguridad están en regla: chaleco salvavidas, botiquín, balsas…
  • Informar del trayecto: antes de salir a navegar debemos avisar a amigos o familiares de la partida, número de noches estimadas…

Siempre alerta

Es importante tener en cuenta que cuando vayamos a pasar la noche en embarcación siempre hay que extremar la precaución  y hacer turnos de vigilancia para controlar que todo está en orden (el cambio no se hará efectivo hasta que el sustituto este en pleno conocimiento de la posición del barco, las circunstancias de la navegación y las instrucciones del patrón.

Si decidimos navegar mientras unos duermen, hay que tener un aprendizaje mínimo para saber navegar por la noche, pues es mucho más complicado orientarse y medir las distancias. Lo ideal es utilizar un radar que nos ayude a orientarnos, tener a mano la radio VHF para informar de cualquier incidencia o peligro a la vista y adaptar la luz a todos los dispositivos.

Otras de las recomendaciones de la navegación nocturna es la de navegar lo más alejados de la costa posible, comprobar el funcionamiento de las luces de posición, cerrar escotillas y grifos de fondo, usar prismáticos o utilizar un arnés de seguridad, entre otros.