La bomba de achique: ¿por qué es imprescindible? | Náutica y Deportes Tenerife
La bomba de achique: ¿por qué es imprescindible?

La bomba de achique: ¿por qué es imprescindible?

Tener una bomba de achique en buen estado es vital para la flotabilidad del barco, para la seguridad y para el mantenimiento del mismo.

El agua que entra en el barco, ya sea por la marejada, la lluvia, fugas u otras razones, se va acumulando en su parte más baja, denominada sentina. Además de que se debe evitar poner carga en esta zona, el patrón se debe asegurar de que este agua acumulada es achicada, porque si se acumula sin control, supondría un peligro para la estabilidad de la nave.

Si hay un nivel importante de agua dentro del barco, puede ser indicativo de que hay un problema: daños en el casco, fugas en alguna canalización, obstrucción de drenajes, etc. En cuanto se detecte agua, es necesario evacuarla, porque lo habitual es que siga entrando y puede llegar un momento en el que sea demasiado tarde. Si hay varios compartimentos, cada uno debe tener su propia bomba, en el lugar más bajo de la sentina y deben ser fácilmente accesibles para efectuar tareas de reparación y mantenimiento.

Tipos de bombas de achique

Bombas manuales

Las bombas de achique pueden ser manuales o eléctricas. Las bombas manuales son las más antiguas y ya sólo las llevan algunas embarcaciones para usarlas en caso de que la eléctrica falle, o como apoyo para cuando hay demasiada agua (tormentas, temporales..). Las hay de palanca, pero la mayoría son muy sencillas, incluso se las puede fabricar uno mismo.

Bombas elécticas

Las bombas de achique eléctricas son las más habituales actualmente, y bienen equipadas en la mayoría de los barcos. La mayoría se sitúa en la sentina, ya que es ahí a donde llega casi toda el agua que entra en el casco. Además, las más modernas incluyen elementos para filtrar el agua expulsada, evitando que combustible o suciedad salga al mar.

Bombas de achique eléctricas automáticas

El funcionamiento de las eléctricas se gestiona desde el panel de control de la embarcación, sin embargo, las más modernas se accionan automáticamente, ya que poseen sensores que comprueban periódicamente el nivel de agua. Algunos modelos incluso eliminan la necesidad de un flotador de interruptor, es decir, ya no será preciso tener un flotador que active la bomba para achicar agua cuando el nivel alcance cierta magnitud. Si la energía eléctrica está conectada, sus sensores comprobarán automáticamente si hay agua cada dos minutos y medio. Este ciclo de comprobaciones se repite automáticamente, por lo que el patrón no tiene que preocuparse por nada.

Algunos se preguntan si este funcionamiento podría tener un gran impacto en el consumo de la batería, por lo que el fabricante Stingray hizo algunas comprobaciones para averigüarlo. Las pruebas mostraron que se necesitan 6 semanas para agotar una batería de 12,4V, lo cual aún es suficiente para arrancar el motor. Por tanto, si va a varar el barco durante más de 6 semanas, debe desconectar la batería y quitar el tapón de drenaje, para evitar que se llene de agua de luvia o suciedad. 

Si quieres disfrutar de la travesía sin preocupaciones, incluye en tu rutina antes de partir comprobar el funcionamiento de la bomba de achique. Consigue  accesorios náuticos en nuestra tienda.

Foto de Joe Mabel