Chano, la raya-manta más famosa de Valle Gran Rey | Náutica y Deportes Tenerife
Chano, la manta-raya más famosa de Valle Gran Rey

Chano, la manta-raya más famosa de Valle Gran Rey

Tras cinco años de relación, Sebastián, también llamado “Chano”, se ha convertido en un integrante más del Muelle de Vueltas de Valle Gran Rey (La Gomera). Se trata de un chucho negro (variedad del pez manta-raya) que ha causado la expectación de numerosos curiosos que, a primera hora de la mañana, se acercan a observar esta singularidad del mundo marino.

Sin embargo, lo que ha ocurrido con Chano en Valle Gran Rey ha sido que, después de cinco años acudiendo a la misma escalinata del muelle cada mañana (sobre todo en verano), el chucho negro se ha acostumbrado al contacto con los hombres. Incluso, se deja acariciar por algunos pescadores de la zona cuando no hay mucha gente alrededor que pueda asustarlo.

Con una extensión superior al metro y medio de longitud y unos 150 kg de peso, Chano suele acercarse cada mañana a las embarcaciones del puerto para ser alimentado con caballas. Un comportamiento un tanto extraño dentro de la familia de las rayas (peces cartilaginosos) que asocian sonidos, e incluso burbujeo, como señal de alimento. Por lo que suelen llegar a ser molestos en zonas de buceo, donde está prohibido alimentar a estos animales.

Los chalangueros han afirmado que han llegado a observar hasta veinte especies cerca del puerto, entre chuchos negros, chuchos ratón y mantelinas. Además, han apadrinado a otro animal (mantelina, otra especie de raya) con el nombre de “Pablito”, aunque según los propios pescadores, éste es más temeroso que Chano y tan solo sube, come y desaparece entre las profundidades. Lo cierto es que el animal se ha convertido en la atracción turística de visitantes y turistas en el Muelle de Vueltas (La Gomera).

Los peces manta y su infinidad de variedades crean colonias como las de los cetáceos que, habitualmente, residen entre las islas de La Gomera y Tenerife. La aproximación de este tipo de animales a los puertos es bastante usual en el Archipiélago, sobre todo, cuando hay una actividad pesquera frecuente. Aunque el caso de Chano es bastante peculiar, ya que abre la boca para ser alimentado dejándose acariciar. Un hecho que demuestra la lealtad y la nobleza que puede demostrar un animal así, con tal solo algo de pescado…